26/7/2018

Cámara frigorífica vs freezer: ¿Cuál es tu mejor opción?

¿Es una cámara frigorífica lo mismo que un freezer? Descubre cuál es la mejor opción para tu negocio.

Comparte este artículo con tus amigos:
Compartir
0
LinkedIn
0
WhatsApp

Para lograr una perfecta refrigeración de tus productos debes inicialmente conocer las bondades que te ofrecen un freezer y una cámara frigorífica. Tú supermercado, industria o comercio necesita una adecuada conservación de los alimentos, lo que a su vez se traducirá en ganancias rentables y bajo índice de pérdidas por daños. Tienes muchas dudas y aquí te las respondemos para que decidas y planifiques como refrigerar tus productos.

Diferencias entre un freezer y una cámara frigorífica

La cámara frigorífica o cámara fría es una instalación industrial que sirve para el almacenamiento de carnes o vegetales para su mejor conservación y a bajas temperaturas, para su posterior comercialización. Es una especie de “cuarto frío”. El freezer, por su parte, es un refrigerador de baja temperatura que puede estar incorporado en las neveras convencionales, o solos, usualmente con forma de cajón grande.

Con la cámara frigorífica se pueden mantener los alimentos conservados, a temperaturas adecuadas, para evitar la multiplicación bacteriana; mientras que, el freezer se utiliza para la congelación de los productos. De acuerdo a tus necesidades, puedes ir aclarando tus dudas sobre lo que más te conviene.

Además de empresas, también se pueden conseguir sistemas frigoríficos instalados en transportes terrestres, marítimos y aéreos para el traslado de artículos que requieran bajas temperaturas para su conservación.  

En este artículo no enfocamos en la refrigeración industrial donde un freezer o una cámara frigorífica son esenciales. Cada una de estas tipologías se subdivide en equipos refrigeradores y de congelación.

Bondades de las cámaras frigoríficas

Hay distintos tamaños y tipos de cámara frigorífica que se pueden adaptar a tu empresa. Te podemos mencionar las de refrigeración y de congelación que, a su vez, se dividen en dos subtipos: cámaras frigoríficas básicas, que alcanzan temperaturas de 10ºC a -4ºC y su objetivo es mantener los alimentos en perfecto estado y, los congeladores espaciales, que alcanzan los -35ºC de temperatura y se utilizan para conservar productos especiales.

También están los reductores de temperatura que enfrían rápidamente los alimentos recién cocinados y los túneles de congelación que sirven para solidificar productos de manera rápida, evitando su cristalización.

Debes tener en cuenta que la cámara frigorífica no sólo mantiene la temperatura necesaria, sino que conserva una adecuada humedad y composición gaseosa del ambiente. Si la tienes, o estás en proceso de obtenerla, entre otras cosas tienes que establecerle la temperatura de las frutas y hortalizas de clima templado, entre 0°C y 4°C y, los de clima subtropical y tropical, de 8°C hasta 13°C.

Estos son sólo algunos de los beneficios que puedes tener con una cámara frigorífica, en comparación con los freezer, donde la temperatura es de -18ºC. Es por eso que el frío que proporciona la cámara frigorífica es clave para la prevención de muchos problemas relacionados con la aparición de patógenos en los alimentos.

Otra de las bondades de la cámara frigorífica industrial fija es que se proyecta y construye tomando en cuenta la estructura de tu negocio. En cambio, las de origen modular se edifican dentro del establecimiento, lo que permite ampliarlas en un futuro o trasladarlas si el establecimiento cambia de lugar.

Los freezer, en cambio, tienen un compartimiento aislado térmicamente y un sistema frigorífico que ayuda a mantener fríos los alimentos, evitando así su descomposición. Preserva los productos en temperaturas bajo 0ºC, por lo general entre -30ºC y -4ºC. Su finalidad es detener la actividad enzimática de los víveres para que no sufran una alteración de sus propiedades organolépticas, perdiendo así su calidad.

¿Por qué elegir una cámara frigorífica?

Al momento de escoger los refrigeradores para tu local, en Refrinar te ayudamos a elaborar el proyecto e instalamos los equipos que más se adapten a tus requerimientos. Si tu intención es conservar de manera adecuada los productos que ofreces, entonces debes elegir una cámara frigorífica adaptada al espacio del recinto.

La cámara frigorífica fija tiene mayor capacidad para conservar alimentos y permite que el aire circule entre los productos. La modular cuenta con menor espacio por lo que limita la cantidad de víveres para guardar. Estas son más utilizadas en los supermercados y puedes tenerlo en cuenta si tu empresa pertenece a este ramo.

Al momento de elegir una cámara frigorífica decídete por la más adecuada: puedes elegir entre las que poseen puertas tradicionales o las corredizas de cierre hermético e isotérmico. Lo recomendable es que tu cámara frigorífica cuente con cierres tanto por fuera como por dentro.

Fíjate que tu cámara frigorífica tenga una apropiada relación entre el tiempo de funcionamiento del motor y sus lapsos de reposo, si existe una buena compenetración entre estos procesos tendrás mayor ahorro de energía. Todo lo demás, desde tu proyecto, instalación y mantenimiento, déjalo en nuestras manos expertas.  

Solicita un presupuesto para tu cámara frigorífica

Empecemos a planear hoy mismo el proyecto que más va con tu negocio. ¡Haz clic y solicita un presupuesto ahora mismo!

» Solicitar Presupuesto

También te puede interesar:

Refrinar fue premiada con el premio Destacado del año, conoce más detalles.

Contenido Exclusivo

Registre tu correo para recibir contenido exclusivos de Refrinar.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form
Comparte este artículo con tus amigos:
Compartir
0
LinkedIn
0
WhatsApp