26/7/2018

Cámara frigorífica o cámara fría: ¿Por qué tenerla y cómo utilizarla?

Cámara Frigorífica o cámara fría: ¿realmente debes tenerlas en tu comercio?

Comparte este artículo con tus amigos:
Compartir
0
LinkedIn
0
WhatsApp

Al momento de proyectar una empresa, compañía o comercio en el ramo de los alimentos inmediatamente debes pensar en la refrigeración que deben tener para su conservación. Aquí te damos la respuesta que necesitas: una cámara frigorífica. Conoce todo lo que implica tenerla, por qué y cómo utilizarla.

¿Qué es una cámara frigorífica?

La cámara frigorífica se define como la instalación industrial que sirve para almacenar productos para su refrigerio, conservación y venta. También es conocida como cámara fría o cuarto frío y se divide en varios tipos de acuerdo a su diseño y tamaño.

Aunque se pueden encontrar fijas o modulares su función siempre será la misma: conservar los productos y mantener sus propiedades y sabores, cuidando en todo momento la temperatura adecuada a pesar de la humedad o clima en el ambiente exterior.

Empresas como supermercados, panaderías, restaurantes, carnicerías, hoteles, e inclusive farmacias, deben contar con una cámara frigorífica para el correcto funcionamiento de sus actividades cotidianas. Es común encontrarlas además en lugares donde se practica la investigación científica.

Y es que su sistema puede extraer el calor de área cerrada y expulsarlo hacia el exterior para que los productos se mantengan mediante la congelación. Los elementos que la conforman son el compresor, condensador, válvula de expansión y evaporador.

Se entiende entonces que la cámara fría permite la ausencia del calor, no inyecta frío, sino que posee la capacidad de absorber las altas temperaturas del recinto o de los productos y alimentos para expulsarlas al exterior. Eso lo realiza, principalmente, mediante la acción de refrigerantes (compuestos químicos que pasan de líquido a vapor) que inducen al enfriamiento.

Razones para tener una cámara frigorífica

Tener una cámara frigorífica en tu empresa es clave por el frío que proporciona a los alimentos, permitiendo así prevenir problemas, daños e infecciones en los productos. En las áreas domésticas es sumamente necesaria la conservación de los víveres, pero, en las industriales, la cámara frigorífica permite mantener sus propiedades y su vida útil para el público consumidor.

A veces como empresario no tienes la más mínima idea de lo que significa tener una cámara frigorífica en tu negocio, hasta que te toca vivir la parte negativa del asunto: pérdidas por alimentos dañados. Allí es cuando entiendes la necesidad de invertir en uno de estos equipos de refrigeración.

El proceso de enfriamiento, aunque no destruye los patógenos, impide su crecimiento y mantiene en perfecto estado tu inversión en carnes, verduras, pescados, hortalizas o lácteos, entre otros rubros que ameritan climas muy bajos. Dependiendo del tamaño de tu compañía puedes determinar la cámara frigorífica que requieres, de acuerdo a las diferentes medidas y capacidades.

Los productos perecederos que comercializas necesariamente debes tenerlos bajo los estándares de la cadena de frío antes de ofrecerlos al público. Si vendes carnes o lácteos en mal estado sencillamente te irás a la quiebra, pero si mantienes una reputación ante el consumidor como comercializadora de excelentes productos, y en buen estado, tu negocio seguramente se mantendrá a flote.

Las cámaras frigoríficas ofrecidas por Refrinar están fabricadas con materiales de alta calidad y tecnología actual, por lo que realmente se destacan en durabilidad y eficiencia energética. Son diseñadas para distintos usos comerciales, pero siempre destacándose por su alta eficacia en resfriamiento y conservación.

El avanzado sistema de control de temperaturas y el elevado aislamiento térmico de las cámaras frigoríficas Refrinar, hacen la solución ideal para la excelente conservación de tus productos, sean alimentos frescos o productos congelados que demandan de una conservación a largo plazo.

¿Cómo usar una cámara frigorífica?

Siempre debes tener en cuenta el tipo de alimento que tiene que mantenerse refrigerado para el buen uso de la cámara fría Es recomendable que no mezcles materias primas con productos ya elaborados, o aquellos de origen vegetal con los de animal, excepto si están envasados. Te recomendamos que los huevos, carnes, lácteos, pescados y mariscos, entre otros, sean almacenados de forma aislada.

Es imprescindible el mantenimiento preventivo de las instalaciones para que los alimentos permanezcan en buen estado. Con ello, además de proteger y verificar que conserven la cadena del frío, lograrás un perfecto uso de la cámara fría.

Para la desinfección de la cámara frigorífica es importante que se encuentre vacía, tomando en cuenta que así se observarán anormalidades en sus superficies que permitan el albergue de microorganismos, así como el cumplimiento de todas las normas de seguridad.

Garantiza tu inversión con el buen uso de la cámara fría que aquí te ofrecemos, ya que se trata de un sistema de refrigeración que realmente se destaca en calidad. Los materiales utilizados para su fabricación son de alta tecnología y de gran resistencia.

¿Quieres aprovechar mejor el espacio que tienes disponible? Nuestros ingenieros desarrollarán un proyecto con un diseño especial para tu negocio. Las cámaras frigoríficas personalizadas de Refrinar atenderán perfectamente tu necesidad.

Solicita un presupuesto para tu cámara frigorífica

Empecemos a planear hoy mismo el proyecto que más va con tu negocio. ¡Haz clic y solicita un presupuesto ahora mismo!

» Solicitar Presupuesto

También te puede interesar:

Refrinar fue premiada con el premio Destacado del año, conoce más detalles.

Contenido Exclusivo

Registre tu correo para recibir contenido exclusivos de Refrinar.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form
Comparte este artículo con tus amigos:
Compartir
0
LinkedIn
0
WhatsApp